Kobe, lo hiciste de nuevo. Ganaste el Oscar de la eternidad

2020-01-30T18:25:37+00:00 2020-01-30T18:25:37+00:00.

GiorgosIoakimidis

30/Jan/20 18:25

Eurohoops.net

Nikos Varlas se siente como un … zombie, sufre de ciertos pensamientos obsesivamente tristes, pero trata de escribir desde el corazón sobre la tragedia que le sucedió a Kobe, su pequeña princesa y su familia.

Por Nikos Varlas/ varlas@eurohoops.net

Dicen que el tiempo es el único, el mejor sanador para sanar las heridas más profundas. Casi siempre es así. Pero hay excepciones. Más o menos, todos nos enteramos de la muerte de Kobe al mismo tiempo.

No recuerdo haberme sentido así por las noticias que tenían una conexión directa o indirecta con los deportes. No puedo recordar ninguna otra „historia“ que no quisiéramos publicar. Esperamos hasta el último momento, con una ligera esperanza oculta de que no fuera cierto.

Que eran noticias falsas. Tan pronto como se confirmó, nuestra capacidad como periodistas colapsó como una torre de papel. Al igual que nuestras emociones.

Conmoción, asombro, una negativa tan fuerte a aceptar los hechos, pero, al mismo tiempo, tan débil y frágil, mientras se desarrollaba la „fiebre de las noticias“, ya que cada segundo que pasaba, insoportablemente, te das cuenta de eso, lo que simplemente NO PUEDE ser verdad ha realmente sucedido.

El tiempo pasó, ahora estaba en los libros de historia. Nueve personas encontraron un final horrible, murieron en un accidente de helicóptero.

Entre ellos, Kobe.

Y también, ¡Dios mío! – Gianna

La hija que adoraba, Mambacita, a quien la biología decidió hacer lo mismo que él, su padre. Para compartir las mismas características, esos ojos ardientes, esa sonrisa, la mentalidad de Mamba, el puro talento del baloncesto.

Desde el momento insoportable que descubrí sobre Gianna, mi dolor alcanzó una dimensión diferente.

Desde ese momento hasta ahora, mientras trato de capturar algunos pensamientos y emociones sobre un evento que me hace sentir inadecuado, microscópico, indefenso, se desarrolla un proceso doloroso y completamente inusual dentro de mí.

El tiempo se ha detenido. Me siento completamente perdido. Así es como deben sentirse los zombies.

Mi alma sufre mucho y mi mente está bloqueada.

Y está bloqueada en un momento que solo podemos imaginar, ¿podemos realmente? – pero que sabemos que ha tenido lugar.

Estoy hablando de esos segundos finales cuando el helicóptero estaba fuera de control y cayendo a la muerte.

Dicen que esos momentos pueden no durar mucho pero que parecen un siglo para quienes están allí y los experimentan.

Dicen que toda tu vida pasa frente a ti. Como una película.

Estoy tratando de verlo desde la perspectiva de Kobe.

Te das cuenta de que estás a punto de morir y tienes a tu lado lo que más has amado, lo que más has adorado en tu vida.

La hija a través de la cual te viste a ti mismo, la que, tan audaz como siempre, te miró a los ojos y dijo: „Papá, no te decepciones por no haber tenido un varón. Continuaré con tu legado. ¡Sí que puedo hacerlo!“

Ahora la estás mirando a los ojos. Es una de tus mañanas favoritas, donde los dos salen a hacer lo que aman.

Jugar baloncesto.

Pero, finalmente, no te divertirás. Hoy no.

Moriréis juntos y no podrás hacer lo que fuiste obligado a hacer. Protegerla y darle la vida con la que tú y ella soñabais.

Tal vez no tengas suficiente tiempo para pensar en ti mismo y en todo por lo que no vivirás. El instinto de un padre sugiere solo un objetivo. Que tu pequeña niña lo supere.

Un pensamiento, una maldita imagen repetida una y otra vez en mi cabeza, que dura unos momentos. Entonces, un vacío.

Luego, un dolor que se propaga como una toxina en todas partes dentro de tu cuerpo y te devora.

Y repetir.

Una tristeza obsesiva e incontrolable que se repite dentro de tu mente, una y otra vez. No puedo pensar en otra cosa, no puedo aclarar mi mente y procesar esto como un hecho, para poder entrar en la etapa de aceptación.

No hay aceptación

Pienso en esos momentos finales. El padre al lado de su pequeña hija. La niña junto a su padre.

Pienso en su aspecto, me pregunto cuáles fueron las últimas palabras que lograron intercambiar.

El tiempo se acaba …

 5, 4, 3, 2, 1 …

Boom.

No es uno de los sonidos de esas canastas sobre la bocina que Kobe hizo parecer rutinarios.

Es el hilo de la vida que se corta.

„Cuando nació Gianna, se sintió tan intenso … Le prometí que nunca la dejaría ir“.

Esa es la declaración de Kobe.

Maldición, todo se vino abajo en cuestión de segundos. Kobe había demostrado que siempre cumplía su palabra.

Estoy seguro de que cumplió esa PROMESA (abrazo).

No era como si hubiera soñado que sería.

Pero fue lo ÚLTIMO que hizo.

Sostuvo a su Gianna en sus brazos y nunca la soltó.

Él estaba allí cuando ella nació.

Él estaba allí, a su lado, cuando partieron juntos.

Querían volar a algún lugar para jugar baloncesto. El destino decidió que nunca aterrizarían. El destino, en su manifestación más impredecible e implacable, decidió aplastarlos, atarlos de la mano para que pudieran perderse en el cielo para siempre.

Para convertirse en ángeles, en una colina, a unos 40 kilómetros de la Ciudad de los Ángeles. La ciudad que amaba y que lo amaba como ninguna otra estrella.

Su promesa era convertirse en un destino trágico.

Bueno, sentimos que el amor increíblemente fuerte que los unió desde el primer hasta el último momento, esos abrazos, esas miradas que vimos y sonreímos en estos últimos años, no fue el amor estándar y puro entre padre e hija.

Era algo metafísico.

Fue el destino.

Una historia, como una antigua tragedia griega.

Un guión que el mismo Kobe podría haber escrito.

Después de todo, ganó el Oscar al Mejor Cortometraje de Animación, en su primer intento.

Fue entonces cuando dijo que la sensación era mejor, más fuerte que la sensación que tenía cuando ganó sus anillos.

Y cuando le preguntaron cómo había decidido comenzar su propia compañía, ir a su propio estudio y convertirse en un narrador, respondió: „Estaba ansioso, era algo que no había hecho antes, no sabía nada“. Un día nos sentamos en casa y todos lo discutimos. Fue como una reunión familiar. Mi hija, Gianna, fue quien me dio la fuerza. Ella me dijo: „Papá, ¿no siempre nos dices que escojamos nuestros sueños y luego hagamos todo lo posible para hacerlos realidad?“ Vamos, tú también harás esto. Comienza, haz que suceda „.

Si esto no es el destino, si esto no es karma, entonces ¿qué es?

Si Kobe podría castigarte en la cancha, entonces quienquiera que haya presentado el escenario para esta partida tiene una capacidad mucho mayor de castigo.

Y todos sabemos muy bien qué significaba Kobe para el baloncesto y qué significaba el baloncesto para Kobe.

Una relación de por vida que inspiró a millones de personas en todo el mundo, en cada esquina.

El sábado por la noche, LeBron lo superó en puntos. Lo honró con los zapatos que llevaba.

KOBE 4 LIFE, rezaban.

Kobe le devolvió el honor, como deberían hacerlo todos los grandes.

Con su última publicación, su última declaración pública.

“Continuar avanzando el juego, King James. Mucho respeto, mi hermano.

Eso es lo que escribió.

Pocas horas después se escribió una de las tragedias familiares más brutales, más bárbaras y crueles de la historia del deporte.

LeBron supera a Kobe, Kobe se inclina el sombrero, se inclina y, unas horas más tarde, se ha ido.

Junto con otras 8 personas.

En un abrazo con su amor, Gianna.

Pues, ¿se supone que debemos creer que esto no es una pesadilla?

¿Tenemos que aceptar que realmente sucedió?

¿Pero cuán despiadado puede ser el escritor eterno de su destino?

Nunca podremos comprenderlo. Dolerá por siempre.

Uno de esos cientos de millones que NO PUEDE aceptarlo es Giannis.

Kobe también lo abrazó desde el principio.

A partir de 2016, comenzó a impulsarlo con respeto, con fe en su talento y … empujarlo hacia la historia, como solo él sabía.

El tweet de Kobe que lo desafía públicamente a convertirse en el MVP ha sido el „propulsor“ más preciado en la carrera de Antetokounmpo hasta el momento, luego del inesperado fallecimiento de su padre Charles.

Giannis respondió. Convirtió el desafío de la profecía de Kobe en realidad.

Primero en su alma y en su mente y luego en una captura de pantalla en su teléfono, mantuvo la gran reacción cuando ganó el premio.

„Tío… la grandeza del MVP. Lo siguiente: Campeonato“.

No es solo eso. Es el consejo que le había estado dando durante tanto tiempo, en conversaciones privadas. Se convirtió en un mentor espiritual, para Giannis en primer lugar, pero también en lo que respecta al baloncesto.

Giannis podría tener el mundo entero a sus pies ahora, pero es una persona profundamente concienzuda y emocional.

Espera a su primer hijo, su bebé, en un mes.

En primer plano en su alma, la anticipación emocionada. La alegría.

En la parte de atrás, inconscientemente, la tristeza.

„Amigo, debes saber y nunca debes olvidar que es una gran bendición para los padres poder conocer a sus nietos“, me dijo el jueves por la noche.

Como conozco a Giannis, entendí muy bien lo que no me estaba diciendo.

Cuánto duele, en medio de su alegría, que su padre, Charles, nunca llegue a conocer a su nieto.

Ahora, ha perdido a su mentor, el hombre que sabía cómo empujarlo hacia adelante para poder mover montañas. Y él sabe que el Kobe que amaba tampoco conocerá a ningún nieto.

Creo que cuando se enteró, Giannis no solo no tuvo el coraje de hacer declaraciones públicas, sino que ni siquiera pudo mirar las noticias. Por eso lo cerró todo.

Si eres Giannis, o LeBron, a quien vimos llorar, o yo, o tú, o la última persona en la tierra, no importa.

No hay diferencia

Siento que este evento ha causado un colapso emocional en todos.

¿Es el tiempo realmente el mejor sanador?

Esa noche fue dolorosa. Una de las peores de todos.

Desperté sintiéndome mucho peor, incapaz de explicar por qué.

Me siento horrible. Una tristeza inexpresable. El vacío absoluto.

El POR QUÉ absoluto

Usualmente lloras y lo dejas salir todo.

 

Ahora solo lloras y lloras y lloras.

Ya sea en voz alta o en silencio.

Este proceso de tristeza y pensamiento obsesivo recurrente me sigue superando.

Me ha aplastado.

Lo sé. ¿Cuántas tragedias están sucediendo a nuestro alrededor? Incontables.

Mucha gente pierde sus vidas injustamente.

Junto a nosotros, cerca de nosotros, lejos de nosotros.

Por lo general, nos involucramos como participantes del dolor por un tiempo y luego seguimos adelante.

¿Por qué no para tantos otros? ¿No tienen alma?

Sí que tienen. Al igual que las otras seis personas que estaban en el helicóptero que nos derribó a todos.

Pero creo que sé por qué el dolor es tan inmenso con Kobe.

Debido a que es una de las pocas veces que, a pesar de que es una tragedia indescriptible que no tiene lugar dentro de nuestras propias casas, sin embargo, podemos IMAGINARLA tan fácilmente.

Podemos recrear esas últimas escenas en nuestras mentes, verlo, imaginarlo, porque así es como él y su Mentalidad de Mamba han quedado grabados en nuestras mentes y en nuestros corazones.

Crecimos con Kobe.

Admiramos su talento, su forma de pensar, su personalidad única.

Miramos con una dulce sonrisa todos esos dulces y humanos mensajes de él con su pequeña niña, Gianna.

Quién era como una fotocopia de él, por fuera y por dentro.

Por eso estamos tan inconsolables. Es por eso que a todos nos duele tanto.

Porque esta vez, un MITO, pero también un hombre, un esposo, un hijo y un gran padre perecieron de la manera más trágica, y podemos IMAGINAR todo lo que sucedió.

 

Al igual que podemos retroceder en el tiempo en nuestras mentes y recuerdos, y saber muy bien quién era Kobe. Y cómo se había ido.

Mientras lo proceso y busco respuestas, me doy cuenta de que la razón por la que estamos conmocionados y no podemos recuperarnos es que esta TRAGEDIA es la DEFINICIÓN de la inutilidad humana.

Olvidarse de Kobe como jugador y como personalidad (no es posible).

Imaginar solo al HOMBRE.

Al PADRE.

Al competidor más fuerte y más duro, el hombre con el cuerpo y la mente MÁQUINA, el que tiene la MAYOR CONFIANZA.

Aquel cuya mirada te dejaría sin aliento en la cancha y cuya sonrisa te sacaría de allí.

El tipo que, aunque ya había tenido una carrera parecida a un cuento de hadas, estaba seguro de que podría lograr y crear cosas aún más grandes después del baloncesto.

Para inspirar a más personas.

AL INMEJORABLE.

AL INDESTRUCTIBLE.

MURIÓ de la manera más horrible que la mente humana pueda imaginar.

Se convirtió en cenizas, se convirtió en humo, en un abrazo con su amada hija, que solo quería jugar baloncesto un domingo por la mañana mientras su padre-mentor observaba.

No hay respuestas. No hay palabras. No hay nada.

EL DOLOR ABSOLUTO.

LA FUTILIDAD ABSOLUTA.

LA PRUEBA ABSOLUTA de que TODOS somos pequeños, pasajeros.

ABSOLUTAMENTE MORTALES.

No somos nada, no sabemos nada.

Nunca sabremos el día en que moriremos.

Entonces, vivamos el regalo de la vida, junto con nuestros seres queridos y luchemos por nuestros sueños como si fuera nuestro último día.

¿No es eso lo que Kobe siempre decía?

41 años de vida, con un mensaje que es aún más grande que su Legado, que enseñó con acciones y que repitió en todos sus grandes momentos.

„Vive cada día como si fuera el último y nunca pierdas el tiempo o la oportunidad de dar un abrazo a tus seres queridos“.

Kobe, lo entendimos, aunque lo olvidamos, ya que éramos la gente triste, pequeña y desorientada de la vida cotidiana.

Nos enseñaste, transmitiste tu mensaje como ningún otro.

No tenías que morir así, mi querido Kobe, para GRITAR tu mensaje por última vez, así que EMPÁTICAMENTE.

Te necesitábamos aquí, porque muy pocos son como tú.

Ser genial. Para hacer historia.

Estar orgulloso de tu pequeña hija mientras la veías crecer. Para que ese ser dulce también pueda vivir su vida y guiñarte un ojo cada vez que el legado de tu nombre crezca aún más.

No te preocupes por nosotros. Al final y al cabo, no todos te merecíamos. Eras un regalo y un ídolo, generoso y libre.

Tu esposa, Vanessa, te NECESITA. Al igual que tus tres hijas.

Afortunadamente no subieron a ese helicóptero.

Todos nosotros, decimos afortunadamente.

Tengo miedo y me estremezco al pensar que, ahora que están llorando, tal vez lo sienten como otra desgracia. Que no estaban en el helicóptero, junto a ti y Gianna. ¿Cómo enfrentarán y cómo vivirán y seguirán con este dolor?

¿Por qué, Kobe?

¿Por qué, Dios mío?

EL DOLOR ABSOLUTO.

LA FUTILIDAD ABSOLUTA.

LA PRUEBA ABSOLUTA de que TODOS somos pequeños, de paso.

ABSOLUTAMENTE MORTAL.

Nosotros.

No tú.

Querías, dijiste, convertirte en un mejor narrador de historias que un jugador de baloncesto.

Pues lo hiciste. Y tampoco necesitabas mucho tiempo …

Naciste, viviste y te fuiste de una manera que era totalmente Kobe.

En última instancia, tu historia, con tu comienzo, tu resultado y tu FIN, será contada PARA SIEMPRE.

Será enseñada y escuchada hasta que el último ser humano vivo permanezca en este planeta.

Nunca será olvidada.

Lo hiciste otra vez.

Con la historia que diste a luz y el final que „inventaste“, amigo mío, vencerás incluso el más INVENCIBLE. El todopoderoso.

El tiempo.

Encontraste el camino. Tu dimensión humana se ha ido, SIN EMBARGO, tu historia de vida ganó el Oscar de la Eternidad.

Adiós Kobe, ahora te amaremos aún más.