Andrea Bargnani: ¿un gran fichaje o un gran riesgo?

2016-07-29T18:50:32+00:00 2016-07-30T19:55:51+00:00.

GiorgosIoakimidis

29/Jul/16 18:50

Eurohoops.net

El Laboral Kutxa hizo un temporadón llegando hasta la Final Four de Berlín. Sin embargo, James, Causeur, Bertans, Bourousis se han marchado de Vitoria, con Hanga y Adams siendo los próximos dos que podrían salir

Por Panos Katsiroumpas/ info@eurohoops.net

El Laboral Kutxa hizo un temporadón llegando hasta la Final Four de Berlín. Sin embargo, James, Causeur, Bertans, Bourousis se han marchado de Vitoria, con Hanga y Adams siendo los próximos dos que podrían salir…

A pesar de esto y sin ser evidente que camino van a tomar los baskonistas la temporada que viene, Querejeta hizo dos grandes fichajes, el de Beaubois y, el más grande hasta ahora, de Andrea Bargnani. El italiano es un gran jugador, aunque su carrera podría haber tenido un techo mucho más alto si hubiera trabajado más duro. No hay duda de si su talento es suficiente para el Baskonia, pero lo interesante va a ser cómo verá el italiano este nuevo reto en su carrera. Primero vayamos a conocerlo y, a continuación, analizaremos las características de su juego.

Su perfil

Andrea Bargnani hizo sus pinitos profesionales en Roma y luego se marchó a Benetton Treviso, un equipo líder en el baloncesto italiano de aquel entonces. En lo esencial, allí hizo su estallido, cuando a la edad de 20 ya era la estrella del equipo y uno de los jugadores más talentosos del mundo.

Se registró para el draft 2006 y fue seleccionado bajo el número 1, primer europeo que lo consiguió en la historia de la NBA. Su capacidad para lanzar desde el perímetro, su movimiento con la pelota en el suelo a pesar de sus 213 centímetros de altura, sino también la plasticidad de sus movimientos, hicieron a muchos compararlo con Dirk Nowitzki.

Tenía enormes perspectivas, pero nunca fue capaz de convertirse en el jugador franquicia con el que soñaban los Raptors cuando lo seleccionaban. La mayoría de sus años los pasó jugando a un baloncesto satisfactorio, pero sin tener que mostrar una clara mejoría. Jugó durante siete años en Toronto, promediando más de diez puntos en cada uno de esos años, el mejor siendo 2010-2011 cunado promedió 21 puntos y 6 rebotes por partido.

En 2013 fue traspasado a los New York Knicks, otra vez teniendo un papel, pero no sin ser protagonista en un equipo que jugaba muy mal y no tenía posibilidades de llegar a los playoffs. La temporada pasada militó en los Brooklyn Nets, con promedios más bajos de su carrera NBA. Regresa a Europa después de 10 años, buscando no solo ayudar a su nuevo equipo, sino también a sí mismo.

Su potencial

No hay duda acerca de si Bargnani tiene talento o es un buen jugador. La cuestión es cual serán sus perspectivas al regresar a Europa y el apetito que va a mostrar en la adaptación a los estándares de su nuevo equipo.

Ofensivamente el italiano es una súper herramienta, ya que tiene una amplia gama de movimientos y opciones que lo ponen difícil a cualquier defensa que le afronte. Es capaz de amenazar desde cualquier parte de la cancha con su capacidad anotadora, con un 35% desde el exterior en la NBA, mientras que también es peligroso en las jugadas de pick-and-roll y short roll y lanzando desde 4-5 metros. Puede atacar de cara al rival, y a pesar de su estatura maneja muy bien la pelota cuando la pone al suelo. A pesar de que no va a por el contacto físico, puede anotar desde el interior del poste, principalmente gracias a su tiro hacia atrás muy equilibrado que recuerda mucho a Nowitzki. Por lo general, le gusta moverse a lo largo del perímetro y esto puede proporcionar muchos espacios en los que pueda actuar, en especial contra torsos más pesados. La mayor incógnita es cómo ocultar sus debilidades defensivas. Es un mal defensor en las jugadas de bloqueo y continuación, mientras que tampoco es bueno en defensas con, ya que es difícil para seguir a los rivales más pequeños y más flexibles.

En defensa en equipo parece perder su papel y su concentración, mientras que en el poste también parece tener varios puntos débiles, ya que como hemos dicho anteriormente, es un jugador al que no le gusta el contacto físico. Resumiendo, podemos decir que los vascos están tomando un riesgo, pero tomando como punto de partida el temporadón de Bourousis, y tomando en consideración que él tampoco parecía tener un papel en el Real, los baskonistas intentarán dar en el blanco con otro jugador que podría renacerse en Vitoria. Hasta qué punto podría hacerse realidad, es una de las cuestiones más pendientes de la temporada que arrancará en octubre.