La lupa viaja a Madrid

2017-04-02T08:38:36+00:00 2017-04-02T08:39:23+00:00.

GiorgosIoakimidis

02/Apr/17 08:38

Eurohoops.net

A una jornada del final, la acción culmina no sólo con batallas que llevan a los playoffs, sino que también con los que dan la ventaja de campo. Esta semana nuestra columna viaja a Madrid.

Por Panos Katsiroumpas/ info@eurohoops.net

Real MadridFenerbahce

Dos estallidos fueron suficientes

El partido en Madrid fue muy lento, algo que intentó mucho el Fener para seguir el ritmo. A pesar de haber logrado en los primeros treinta minutos, no fue suficiente para darles la victoria. Dos estallidos del Real, uno al principio del juego y otro a mediados y finales del tercer cuarto, decidieron el resultado. El equipo local fue capaz de correr un poco y ejecutar rápidamente antes de que la defensa tuviera tiempo suficiente para agruparse. Los puntos que el Real anotó en estos intervalos influyeron en el resultado final.

Los Dioscuros

Ellos fueron los responsables de los dos estallidos del equipo local. Llull hizo el comienzo anotando dos triples rápidos al principio, mientras que en la segunda mitad, Rudy también le ayudó, quizás en uno de sus mejores partidos últimamente. Los dos abrieron la cancha y ejecutaron directamente en cada oportunidad. Tenían 6 de 12 tiros de tres cuando todos los demás tenían 2 de 11.

Dependencia

No importa cuán grande sea un jugador como Bogdanovic, en algún momento cada defensa va a encontrar una manera de detenerlo. Con Sloukas y Datome lesionados, el Fenerbahce depende casi exclusivamente, tanto en términos de creación como ejecución, del serbio. Tal vez se vea obligado a abordar las cosas de esta manera ya que ni Udoh ni Vesely pueden amenazar o crear constantemente desde el poste. En cualquier caso, el juego de Fener parece unidimensional, y el entrenador Obradovic tiene que resolver algunos rompecabezas antes de ir más lejos.

Solo cinco

Con todo esto sucediente en el Barclaycard Center, vimos algo que no sucede con demasiada frecuencia en el baloncesto moderno, por lo que valdría la pena mencionarlo. La rotación del Fener incluía sólo 8 jugadores, mientras que cinco jugaron de 30 a 36 minutos. Esto ciertamente no hace flexibles los quintetos, ni tampoco ahorra energía o fuerzas. Sí que las bajas del equipo otomano podrían ser una excusa, pero el Fenerbahce no es el único equipo que se ve obligado a afrontar tales situaciones a lo largo de la temporada.