Marcelinho Huertas: el regreso a casa

2017-07-30T18:01:21+00:00 2017-07-30T18:01:21+00:00.

GiorgosIoakimidis

30/Jul/17 18:01

Eurohoops.net

El Baskonia es uno de los equipos de la Euroliga que cada verano realmente no sabe qué le traerá el nuevo día.

Por Panos Katsiroumpas/ info@eurohoops.net

En los últimos años, el presidente del equipo, Josean Querejeta, ha encontrado decenas de grandes jugadores, con la mayoría de ellos continuando sus carreras en otros lugares tras pasar por Vitoria.

No es una coincidencia que del equipo que llegó a la Final Four en Berlín (2016) hace sólo catorce meses sólo haya unos pocos jugadores que todavía están en la plantilla del Baskonia. Por lo tanto, parece bastante razonable suponer que el gran cambio que está teniendo lugar este año en el País Vasco no es algo inesperado.

En este frenesí de cambios, los aficionados del equipo pueden disfrutar del regreso de un jugador al que amaron mucho durante los años que llevaba la camiseta de su equipo favorito, ya que presenció la conquista de su último campeonato en 2010.

Por supuesto, hablamos de Marcelinho Huertas, quien, después de realizar su sueño de jugar en la NBA, decidió regresar a Europa para dar quizás las últimas actuaciones de su carrera. Actuaciones que incluirán un montón de asistencias, gran percepción y muy buena lectura del juego, y un poco de anotación. Pero antes de hablar de las características competitivas del brasileño, echemos un vistazo a su currículum.

Su perfil

El base brasileño nació en 1983 en Sao Paulo y está cerca de cumplir 35 años. Comenzó a jugar baloncesto en una escuela de Texas y su carrera profesional empezó en su tierra natal.

Después de tres años en Pinheiros y Sao Paulo, decidió cruzar el Atlántico para jugar al baloncesto en el Joventut Badalona. Ese equipo no es sólo un equipo al azar, ya que, en aquel tiempo, Rudy Fernández y Ricky Rubio también hacían sus pinitos. Es un equipo que tiene una tradición de enseñar baloncesto de la manera correcta y formar un montón de jugadores.

Marcelinho se consagró allí, luego fue trasladado a Bilbao – aquel período no fue la mejor – y luego al Fortitudo Bologna, uno de los equipos más históricos de Italia. Jugó bastante bien en Bolonia, llamando la atención de Vitoria, con el Baskonia fichándolo en 2009.

Ahí es donde jugó el mejor baloncesto de su carrera, se estableció en la selección nacional brasileña y también, por lo general, llegó a ser considerado uno de los mejores bases de Europa. El equipo vitoriano, como era su hábito y como todavía lo es, lo vendió al Barcelona, ​​con él consistentemente haciendo buenas temporadas en los cuatro años que paso en la ciudad condal (2011-2015).

En 2015, decidió hacer realidad su sueño, cruzando el charco, para jugar en los Lakers durante dos años, un equipo que no estaba atravesando su mejor momento. Como resultado, no encontró el papel que deseaba, con su vuelta a Europa este año probablemente siendo razonable.

Sus puntos fuertes

La verdad es que Marcelinho es un jugador más adecuado para el baloncesto europeo. No es muy atlético y, al mismo tiempo, no es tan bueno en poner jugadas para sí mismo. Quizás estas fueron las dos razones principales por las que el brasileño no obtuvo más tiempo de juego en la NBA.

Para el estilo europeo de baloncesto, es perfecto. Esto es cierto porque en Europa todo el juego gira mucho en torno al pick-and-roll y las variaciones de este sistema particular en la cancha.

Marcelinho es un jugador inteligente con un sentido altamente evolucionado de percibir el juego y pasar en la cancha. Especialmente en un equipo que va jugar muy bien el pick-and-roll, tanto en términos de movimiento por parte de los hombres altos. También puede hacer milagros en términos de distancias correctas y el posicionamiento, puede.

El brasileño es muy bueno en leer las defensas, está tranquilo cuando tiene que mandar en la cancha, y sabe cuándo pasar y cuál será la mejor opción.

Puede pasar bien cerca de la canasta o fuera a lo largo del perímetro, y sabe aprovecharse a lo máximo de sus compañeros. En general, la comprensión y la percepción que tiene del juego son sus mejores calidades.

Lanzamientos y morcillas

Ofensivamente, no podemos decir que es una amenaza constante para las defensas rivales. No busca jugadas individuales y, por lo general, su juego ofensivo gira en torno a las pantallas. Es un buen tirador desde el exterior, pero no lanza con gran habilidad. A menudo elige moverse detrás de la pantalla y lanzar sus favoritos tiros en suspensión de medio alcance o las morcillas, algo que puede hacer muy bien.

Defensa: Inteligente, pero le falta atletismo

En defensa, es muy sensato. Los jugadores veloces a los que afronta siempre le crean un problema, pero en el trascurso de tiempo ha aprendido a usar sus manos y su cuerpo de una manera inteligente para que pudiera robar balones y ganar batallas. Incluso en defensa, su mayor ventaja es su percepción y lectura de jugadas y movimientos de los rivales. Ahora, por supuesto, con los años dejando su huella, hay una pregunta en cuanto todavía es capaz de seguir a bases rápidos, defenderse bien en los cambios y romper las pantallas. Es astuto, inteligente y puede encontrar una manera de responder.

En general, podríamos decir que claramente tiene la calidad y el talento para disfrutar de algunos años buenos en la Euroliga y ayudar al Baskonia, el equipo que ahora puede llamar su segunda casa.