The Last Dance: Una carta de amor a Jordan y a la NBA de los 80 y 90

2020-04-28T18:02:16+00:00 2020-04-28T18:02:16+00:00.

Alex Madrid

28/Apr/20 18:02

Eurohoops.net
michael-jordan-bad-boys-pistons

Eurohoops ha visto los primeros seis episodios de „The Last Dance“ y da su opinión -sin spoilers- del documental definitivo de baloncesto.

Por Aris Barkas / barkas@eurohoops.net

Con cuatro episodios ya disponibles y seis más por estrenar, no hace falta decir que no se te puede considerar un verdadero aficionado al baloncesto si no vas a ver ‚The Last Dance‘. Este documental no sólo es la charla del mundo del baloncesto por excelencia durante la epidemia de coronavirus, sino que presenta el final de la era más importante del deporte.

La aparición de Michael Jordan y los Chicago Bulls coincidió con una era en la que la tecnología hizo realidad la globalización. Y Jordan fue sin duda uno de los primeros iconos deportivos mundiales que el público pudo seguir de cerca desde todos los rincones de la Tierra.

Muchos millenials no entienden que no siempre fue así. Por primera vez durante la década de los 90, era posible que la NBA se transmitiera en directo a nivel mundial de manera constante mientras Internet daba pequeños pasos. Lo creas o no, en Europa durante los años 80, una de las principales fuentes para ver los partidos de la NBA fue una compañía llamada „PonTel“, que enviaba cintas VHS a cambio de una cantidad económica principalmente a los profesionales del baloncesto.

En los primeros cuatro episodios del ‚Último Baile‘, que ya se emitieron tanto en Estados Unidos como en Europa, el documental indaga en las vidas de Jordan, Scottie Pippen, Dennis Rodman y Phil Jackson, el núcleo de la dinastía de los Bulls. También establece al General Manager Jerry Krause y, en menor medida, al propietario Jerry Reisdorf como los „villanos“ de la historia.

Sin embargo, a medida que la narración continúa y los saltos de ida y vuelta en la línea de tiempo de los Bulls son constantes, está claro que hay muchas áreas grises presentadas en este documental que no intentan endulzar nada.

Eurohoops tuvo la oportunidad de ver los episodios cinco y seis, gracias a la NBA y Netflix, y solo mejora. No espere respuestas fáciles en el debate del GOAT (Greatest of all time), o una presentación limpia de eventos que en la mayoría de los casos ya están bien documentados e informados por algunos de los mejores periodistas deportivos de la historia.

El documental utiliza a los Bulls y Michael Jordan como el vehículo para explicar la transformación de la NBA y el deporte en un negocio multimillonario, desde los salvajes años 80 hasta los dorados 90 y la dinastía icónica de los Bulls. Al hacerlo, también puedes conocer todos los eventos clave que ocurrieron en la liga desde 1984 hasta finales de los 90.

Las imágenes inéditas de la temporada 1997-98 brindan detalles que explican mucho de lo que estaba sucediendo en los aviones, los vestuarios y los pasillos de los pabellones. Y, como siempre, el diablo está en los detalles con Jordan como una figura dominante, Rodman llegando al entrenamiento en pijama y Pippen malhumorado en su habitación de hotel.

Hay más en eso y, dado que Eurohoops tiene un ángulo internacional, se vuelve aún más satisfactorio para los aficionados europeos en el episodio cinco. El salto de tiempo esta vez va al verano de 1992 y ya puedes adivinar el resto.

Sin embargo, las cosas se vuelven aún más interesantes y dan un giro más oscuro en el episodio seis, que vuelve a centrarse casi exclusivamente en Michael Jordan.

Como se trata de una revisión sin spoilers, no haremos más revelaciones. Y realmente no los necesitas. Si eres joven y quieres entender por qué Jordan definió no solo una era, sino el deporte del baloncesto, es de visión obligada. Y si eres lo suficientemente mayor como para recordar todas esas historias, entonces estarás más que emocionado al ver nuevamente el apogeo de la NBA.