Recuerdos de la primera vez de los equipos españoles en una Final Four

2016-05-11T14:25:02+00:00 2016-05-11T19:52:29+00:00.

GiorgosIoakimidis

11/Mai/16 14:25

Eurohoops.net

Para algunos, la primera vez fue una experiencia abrumadora y difícil de manejar. Sin embargo, para otros sólo era la puerta a la gloria final: llevarse la corona del campeonato europeo

Por Antonis Stroggylakis/ info@eurohoops.net

Para algunos, la primera vez fue una experiencia abrumadora y difícil de manejar. Sin embargo, para otros sólo era la puerta a la gloria final: llevarse la corona del campeonato europeo.

Desde la primera Final Four que se celebró en Gante, 1988, en la que tomaron parte el Partizán, el Maccabi Tel Aviv, el Aris BC y el Olimpia Milano, ha habido 22 recién llegados en la fase final de la máxima competición europea conocida en aquel entonces como la „Copa de Europa“ y, desde la década anterior, como „Euroliga“. Este año otro equipo – el Lokomotiv Kuban – escribirá su primera página en la biblia de las Final Four.

Dada la oportunidad, echemos un vistazo a lo que hicieron todos y cada una de las “Cenicientas” y cómo les salió su estreno en una Final Four. Empezando por la Final a Cuatro de 1989 en Múnich hasta el torneo del año pasado en Madrid, recordemos las aventuras de cada principiante en una Final Four.

Múnich 1989 – Barcelona

Uno de los principiantes de aquella fase, junto con la Jugoplasticas, fue el Barcelona, ​​que terminó cuarto después de haber sido derrotado por 87-77 ante el equipo yugoslavo en la semifinal y luego por 88-71 frente al Aris de Salónica en la final de consolación.

Estambul 1992 – Joventut Badalona y Estudiantes

En su primera participación en una Final Four, el Joventut Badalona casi conquistó la cima de Europa. Lo habría hecho, si no hubiera sido por una de las canastas ganadoras más monumentales en la historia del, tal vez, baloncesto mundial.

Tras vencer cómodamente en las semifinales a otro contendiente español y principiante de una Final Four, el Estudiantes, en la final los catalanes cruzaron espadas con el Partizán de Belgrado. A falta de diez segundos para el final y con el marcador a 70 – 70, Tomás Jofresa anotó una bandeja acrobática, pero luego Sasa Djordjevic encestó el triplazo que le dio al Partizán de Belgrado el título.

En cuanto al Estudiantes, carecía de la fuerza necesaria para oponer resistencia en el partido por el tercer puesto, perdiendo ante el Milano por 81 a 99.

Atenas 1993 – Real Madrid

Tres principiantes tomaron parte en la Final Four de la capital griega, por lo tanto, teníamos otra cita en la semifinal para los dos. En una semifinal para recordar, el Benetton Treviso de Toni Kukoc superó al PAOK por 79 a 77 para avanzar a la final. Esa victoria significó el fin del camino para el equipo italiano, que fue dominado por un baloncesto poco atractivo, aunque defensivamente intenso del Limoges.

El Real Madrid ya había sido batido por el Limoges por 52 a 62 en el semi-final, y en la final de consolidación, el PAOK prevaleció por 76 a 70 sobre los madridistas a manos de Kenny Barlow (20 puntos).

Tau Ceramica 2005

Moscú 2005 – Baskonia

Un Baskonia repleto de talento no sólo llegó a la Final Four de Moscú, pero aturó por completo al anfitrión CSKA de Moscú. Arvydas Macijauskas (23 puntos) y José Calderón (13 puntos) tuvieron una gran actuación en el último cuarto llevando a su equipo a la victoria por 85 a 78 y a la final ante el Maccabi.

A pesar de haber tenido inicialmente sorprendido por el poderoso Maccabi Tel Aviv en el partido por el título, el Baskonia dio la vuelta al partido tras ir a remolque por 16 puntos y recortando hasta dos tantos la diferencia al final del tercer cuarto. Pero el Maccabi Tel Aviv tenía intenciones serias y una vez más estiró su ventaja, obligando a los vascos a conformarse con el segundo lugar en su primera aventura en una Final Four.

Atenas 2007 – Unicaja Málaga

El Unicaja hizo historia en 2007 tras llegar a su primera Final Four. En la semifinal los cajistas tenían que verse las caras con el vigente campeón CSKA de Moscú y, como se puede imaginar, obviamente eran los de abajo. Pero supieron enseñar los dientes y poner a los moscovitas en un apuro, jugársela hasta el último cuarto. Desafortunadamente para ellos, un tirón de 14-0 del CSKA les obligó a sucumbir al final por 62 – 50.

No obstante, el Unicaja opuso resistencia en la final de consolación, y tras una gran remontada en el último cuarto y una bandeja de Marcus Brown sobre la bocina les permitieron ganar el partido por 76 – 74 y el tercer lugar.