El secreto de la supervivencia

2015-07-03T17:04:09+00:00 2015-07-05T11:56:21+00:00.

GiorgosIoakimidis

03/Jul/15 17:04

Eurohoops.net

Giannis Antetokounmpo escribe en su blog oficial, desde Milwaukee, sobre las pequeñas metas que plantea en los aspectos que necesita mejorar mucho compartiendo con la gente de Grecia su propia experiencia que le ayudó a ser mejor cuando la supervivencia era el único objetivo

Por Giannis Antetokounmpo/

Giannis Antetokounmpo escribe en su blog oficial, desde Milwaukee, sobre las pequeñas metas que plantea en los aspectos que necesita mejorar mucho compartiendo con la gente de Grecia su propia experiencia que le ayudó a ser mejor cuando la supervivencia era el único objetivo.

El enfoque espiritual para alcanzar la estabilidad

Lo que me interesa más que nada, por lo que me esfuerzo, es el mejoramiento. La próxima temporada quiero ser mucho mejor, más productivo y más importante para los Bucks. Es todo un secreto ser muy exigente e insatisfecho, en primer lugar, con sí mismo. El mismo criterio se aplica a las pequeñas metas a corto plazo. Yo podría haber hecho un muy buen partido, tal vez dos, y en el próximo partido no era tan fácil tener el mismo nivel de agresión en la cancha. Por el contrario, había dos o tres partidos seguidos que no me salieron como yo quería y luego, en el próximo partido, salí a la cancha decidido y enojado conmigo mismo.

Pues, jugué muy bien aquellos partidos. Es algo que necesita trabajo por mi parte para poder mejorar. Por una parte, lo fundamental es la consumación de las características de baloncesto, por otra, es estar mentalmente preparado para ver cada día todos los partidos, cada jugada, como un gran reto y sentir que tengo que demostrar cosas sin cesar.

El rol durante los partidos – el lado débil

La verdad es que todavía tengo unos problemas cuando estoy en el lado débil mientras que los sistemas ofensivos de mi equipo están en desarrollo. Yo no participo y esto a veces me pone fuera de ritmo y del juego. Soy incapaz de producir tanta energía como para ser yo mismo en la cancha. Lo que me interesa es que cuando me coloco en el lado débil de la defensa, por lo general, no ayudo a mi equipo tanto como debería. Viviendo se aprende. Ahora que he vuelto a Milwaukee, me siento y miro todos mis partidos con mis entrenadores.

Estoy seguro de haber detectado mis puntos débiles, la razón por la que no contribuyo tanto desde el lado débil de la defensa. Ellos van a analizar mis errores y me van a decir lo que tengo que hacer para mejorar en esta parte de mi juego. He entendido que en situaciones de aclarado que el equipo crea para mí, lo más importante será estabilizar mi efectividad y mi porcentaje de tiro de media distancia – una gran clave. Si los defensores me marcan y se mueven más arriba con el fin de obstruir el tiro, entonces voy a botar hacia la canasta y, en general, tendré todas las opciones a mi disposición.

Es cierto que, al menos en este momento, no puedo hacer más cosas con el balón en la cima de la pintura. Cuando más jugadores son enviados a ayudar a defenderme, me gusta mucho ver los pases y crear jugadas para mis compañeros de equipo. Es un elemento que forma parte de mi juego y me hace feliz sacarlo en la cancha y ayudar a otros chicos a anotar.

Las faltas innecesarias

A menudo no puedo controlar mi pasión por jugar en defensa. No sólo quiero cumplir con mis obligaciones en defensa, sino robar demasiado el balón. Como resultado, a veces cometo una o dos faltas consecutivas inoportunas. Es una costumbre que tengo que perder, que no debo hacer porque me obliga a sentarme en el banquillo y perder mi ritmo jugando menos tiempo. Creo que es una cuestión de experiencia y en un futuro próximo voy a mejorar. Mis entrenadores también me ayudarán mucho con esto.

Sobre Grecia

Mi mente debe centrarse en el baloncesto, pero no es posible que no viaje a Grecia. Incluso si no quieres pensar en ello, los acontecimientos no te dejan. Soy joven y sin experiencia para hablar de este tipo de cuestiones. No poseo el conocimiento para juzgar y tener una opinión. Lo único que tengo derecho a compartir son mis sentimientos. Siento pena por Grecia y por todo lo que está atravesando el pueblo. Sé lo difícil que es. Honestamente, durante muchos años de mi vida, antes de llegar a la adolescencia y ser draft en la NBA, sufría en mis carnes las tensiones de la supervivencia. La inseguridad, la sensación de no saber lo que pasara mañana y cómo te las arreglaras para sobrevivir.

Es una situación muy difícil de manejar. Quiero desearle fuerza a la gente, valor, una mentalidad positiva y paciencia. Personalmente, me las he arreglado para salir más fuerte de las situaciones difíciles que viví en mi infancia y los años de adolescencia, con una sola cosa como arma: el amor por mi familia, el vínculo emocional que teníamos entre nosotros, el hecho de que lo atravesábamos juntos, dando fuerza el uno al otro. Cuando tienes a tu lado a gente que te ama, a las personas que te importan, y si todos apoyan unos a otros, entonces, incluso los problemas más grandes, si no pueden ser superados, al menos pueden ser soportados.

Se ha demostrado muchas veces en la historia que a pesar de lo que Grecia tenía que atravesar, nunca se perdió. Grecia siempre encontraba la manera de levantarse de nuevo y seguir adelante. Lo mismo va a pasar ahora.